jueves, 29 de enero de 2009

No existen

Publicada el 30 de enero de 2009 en El Día de Cuenca y otros, supongo.

E l otro día descubrí que el presidente del gobierno no existe. Me refiero al lunes, cuando Zapatero fue a la tele a contar lo que el gobierno cree que ha hecho. Yo no lo vi porque pensé que tanta insistencia en salir en la tele es lo que delata la falsedad de su existencia. Cualquier padre sabe que cuanto más repite el niño que no sabe quién ha roto el florero más posibilidades hay de que sea el culpable. Cuanto más dice Zapatero que es él, más sabemos nosotros que no es nadie, sólo una idea nuestra. Los franceses creen que Sarkozy existe y por eso le han montado una huelga general. Como es de derechas, supongo que los franceses creen que Sarkozy ha hecho lo contrario que Zapatero, a despecho de Rajoy, que no opina sobre Francia y sólo dice que lo que hace Zapatero, sea lo que sea, es malo. Lo que pasa es que Sarkozy, que cunde mucho, eso sí, tampoco existe. Sarkozy es sólo una idea que sirve para que los franceses muestren su cabreo. Si no fuese un Estado laico lo mismo sacaban a Santa Juana de Arco en procesión para que escampara, y les serviría de lo mismo. Todos los años por estas fechas se juntan en Davos (Suiza) los verdaderos jefes del cotarro, pero estos días sólo estamos viendo a sus chóferes y a algún primo lejano. También ellos han dejado de existir. Así que por fin vamos a la deriva y eso es lo que nos inquieta, aunque a lo mejor debería tranquilizarnos. Porque lo otro, las palabras de los presidentes, sirven más que nada para que los que esperan el turno de preguntarle algo bostecen a dos mandíbulas.