viernes, 19 de febrero de 2010

Columna suplente - La fotografía

Esta columna no se ha publicado en ningún sitio, salvo en este blog, pero podía haber sido publicada el 19 de febrero de 2010 en El Día de Cuenca y otros, supongo. Pero se quedó, como dice el título, en columna suplente

Cuando con una cámara de fotos se obtienen seis o siete imágenes en un segundo, son infinitas las posibilidades de manipular un contenido. O bien de conseguir un titular más expresivo que una letra de cien puntos. Por citar una, recuerdo aquella imagen de Julio Anguita detenido en medio de uno de sus característicos ademanes mientras hablaba con Aznar. El «califa» parecía estar haciendo una reverencia al líder conservador, que lo observaba desde cierta altura (lo prometo) y la imagen era no ya una metáfora sino una descripción detallada de la famosa «pinza» contra Felipe González. Ayer, jueves, El País mostraba dos instantáneas, una al lado de la otra, de Zapatero y Rajoy volviendo cada uno a su escaño después de alguna de sus intervenciones en el Congreso. Mientras todos los «populares» miran a Rajoy, sonríen y aplauden con el entusiasmo de quien acaba de escuchar a la Pantoja, ni uno solo de los «socialistas» mira a Zapatero y predomina, en cambio, la cabeza baja y la mirada al suelo. Es verdad que todos aplauden, pero también que nadie sonríe, si exceptuamos a una diputada que tiene la cabeza tan vuelta hacia otro sitio que parece estar festejando el gol que ha visto televisar en el bar de enfrente. Cualquiera diría que los diputados del PSOE están meditando si deben hacer caso a Rajoy cuando les hizo la insólita propuesta de que derribasen a su líder pero, en todo caso, como no es casualidad que un periódico confronte a una oposición tan eufórica y a una mayoría tan meditabuna me pregunto qué sabe El País que ignoramos nosotros. ¿Que la cosa está peor de lo que nos cuentan?