sábado, 21 de julio de 2012

Intervención

Publicada el 20 de julio de 2012 en El Día de Castilla la Mancha .



A estas alturas nadie duda de que España será intervenida. Cospedal ha dicho que cree que no, que es lo mismo que afirmar rotundamente que sí. Hay quien dice que ojalá pase cuanto antes. Por lo visto, piensan éstos que los interventores serán justicieros que mandarán a la cárcel a los banqueros que nos han arruinado; harán que los que han robado devuelvan el dinero; disolverán las autonomías para ahorrar gastos y evitar en el futuro el a ver quien mea más lejos que nos ha traído en parte hasta aquí; retirarán a los políticos inútiles, que quizás sean tan abundantes como parece; lograrán que aflore la economía sumergida; harán que pasen por caja los ricos y muy ricos (IVA para el lujo, tributación de las sicav, aumento de los impuestos directos); pedirán responsabilidades -y la devolución del parné cuando se pueda- por autovias, aeropuertos, monumentos y edificios inservibles y carísimos; corregirán, en fin, la política sanguinaria de este gobierno porque ya no hará falta, una vez que se ha resuelto todo lo demás.
Pero no será así. Los interventores no nos rescatarán de los políticos ni de la pobreza que recién parece que iniciamos: unos y otra le tren al fresco. Vendrán a por la pasta que los que nos prestan no están seguros de que vayan a cobrar. Y la sacarán exactamente del mismo sitio que este gobierno sanguinario porque no tienen ni más imaginación ni más escrúpulos, se han educado en las mismas escuelas y pertenecen a la misma casta. Aún más, la sensibilidad social de los interventores hará que Montoro y de Guindos parezcan carmelitas y caerán sobre la mayoría de nosotros las diez plagas de Egipto. Después se irán y sobre las ruinas que hayan dejado trataremos de edificar una nueva sociedad.
O bien edificaremos de nuevo la misma, que no hay manera de que aprendamos.