jueves, 21 de febrero de 2013

Mil euros

Publicada en El Día de Castilla-La Mancha el 22 de febrero de 2013



Esperanza Aguirre afirmó en su día que después de la ESO no todo tenía por qué ser gratis, así que no es incoherente la decisión que ha tomado Lucía Figar de retirar los conciertos suscritos con la patronal (católica) de la FP privada. Hombre, un poco chocante sí que es, pero solo un poco porque el gerente de la cosa se lamenta en la prensa de que la clientela a la que atienden ni dispone del dinero necesario para pagar los gastos de su bolsillo (que estima, yo creo que por lo bajo, en trescientos euros al mes) ni, ¡oh, casualidad! viste de Prada. O sea, Figar no retira el apoyo a los centros pijos o megapijos sino a aquellos donde quizás ni la Iglesia ni la derecha puedan llenar sus redes, por mucho que las tiendan. Desde luego, en Madrid no se da puntada sin hilo.
    Lo curioso es que a lo largo de la misma semana (ayer) Europa Press informó de que Cospedal, previsible amiga y segura correligionaria de Figar, piensa hacer lo contrario: dar mil euros a todos los que, sin tener la ESO, se reenganchen a los estudios. Admito mi completa estupefacción, tanto por la teoría como por la práctica. En este último terrreno, ignoro si al alumno se le pagará en el momento en el que se matricule o cuando titule, o si se le podrá retirar la subvención si se matricula y no asiste o no pone interés, por ejemplo. No sé si habrá aulas diferentes para quienes cobran por estudiar o si convivirán con los que tienen que pagarse libros y cuadernos. En el plano teórico no entiendo este súbito ataque de liberalidad en medio de tanta ortodoxia liberal, ni cómo puede dedicarse dinero a algo que queda tan lejos de la economía productiva. No entiendo la lógica de un ideario liberal que quita la subvención que se daba a diez o quince niños que estudian de forma obligatoria para que comprasen sus libros y luego le da ese dinero, contante y sonante, a alguien que en su día decidió dedicarse a otra cosa. Ni siquiera entiendo cómo puedo encajar esta sorprendente medida con la cultura del esfuerzo que tanto se nos cuenta.
    Esperaremos noticias.