jueves, 21 de junio de 2012

Otra del hospital

Publicada el 22 de junio de 2012 en El Día de Castilla-La Mancha.

El mandamás de los hospitales ha dicho a los empresarios de Cuenca que con el hospital no pasa nada. Que solamente se le ha quitado un treinta por ciento de la clientela y que se ha prescindido de algunos enfermeros, médicos, plantas, camas... en fin, de esas cosas de las que se puede prescindir en un hospital y no en un supermercado. Pero que de recortes y eso, no hay nada de nada. Por el modo en el que se ha llevado a cabo puede decirse que ha sido una reunión casi protocolaria entre los empresarios de la ciudad y el mayor empleador de todos, el que suministra a los demás una parte no despreciable de sus cifras de negocio. Dado que éstos no han expresado en voz alta opinión alguna (que yo sepa), cabe deducir que están satisfechos con lo que han oído, y que este asunto del hospital es una bobada en comparación, por ejemplo, con el desaguisado de peatonalizar Carretería, que eso sí que los arruinará a todos. Así las cosas, tengo un problema intelectual porque las fotografías de la prensa muestran que cada martes una concentración de sanitarios a la puerta del Virgen de la Luz dice que se está precarizando (o yendo a tomar por saco, si se entiende mejor), y eso contradice las optimistas expectativas de los empresarios. Puedo pensar, por tanto, que lo de cada martes es una reunión de socialistas y comunistas nostálgicos e incurables, pero eso se me hace difícil de creer, muy difícil. Me soplan al oído, para ayudarme a entender este lío, que hay quien ha vendido su apoyo a la política del SESCAM a cambio de que, si algún día tiene una apendicitis, no se le colocará en una habitación con tres camas. Pero eso tampoco me lo creo. Así que estoy un poco desmoralizado porque esto de la jodida crisis me está nublando el entendimiento antes de tiempo. Y eso es un faena estando la sanidad como está.